Adaptación a la rareza gracias al ninja cabeza hueca

Sin comentarios »

Tenía alrededor de 12 años cuando descubrí Naruto, en el tiempo solía vivir en México y me gustaba seguirlo a través de canal 5 junto con mi hermano. Debo admitir con toda sinceridad que una vez que comenzaba la caricatura al terminar Bob esponja, apagaba el televisor sin siquiera mirar el opening y sin haber mirado una pequeña escena y todo por qué? Porque yo consideraba que Naruto era aburrido y que posiblemente al ser una serie de ninjas, no tendría sentido alguno. Sin embargo, todo cambió un día, cuando mi hermano me forzó a sentarme delante del televisor para mirar esa caricatura que yo juzgaba como «estúpida» argumentando de que «Es una caricatura realmente interesante, te va a gustar y es muy divertida»… Tras oír esas palabras de un niño más pequeño que yo, decidí que le haría caso y que miraría un capítulo para poder dar una crítica final. Me senté a su lado y comencé a ver la serie.. Era el capítulo donde veíamos por primera vez al equipo 7 juntos y listo para aventuras… Tras oír a Naruto decir lo mucho que quería que la gente lo reconociera y al ver su entusiasmo detrás de aquellas palabras llenas de toda verdad, comencé a sonreír, porque me sentía motivada, feliz y ampliamente tocada por las palabras de aquel joven ninja de mi edad. Desde ese día, a las 5:30 de la tarde por canal 5, me sentaba a ver Naruto y a pesar de que los capítulos no tenían mucho sentido (ya que no estaban en orden) me provocó mucha curiosidad y entonces sucedió… Mi hermano y yo decidimos comenzar  a ver la serie a través del internet. Debo añadir que para ese tiempo, mi vida había cambiado, a penas empezamos a mirar Naruto en orden, mi familia y  yo nos mudamos a Canadá y  yo sentía que mi vida carecía de sentido.

Al llegar a Canadá y después de un tiempo de habernos instalado, mi hermano y yo comenzamos a sentir un vacío sin ver Naruto (principalmente yo, pues terminé volviéndome una fan de la serie) y comenzamos a ver la serie por la televisión en francés… No era lo mismo, los diálogos carecían de emoción e incluso la historia estaba demasiado en desorden: un día ponían a Zabuza peleando contra Kakashi y al día siguiente (sin explicación alguna) ponían a Shikamaru, Sakura, Pakkun y Naruto corriendo por el bosque en búsqueda de Sasuke. Estuve deprimida y al vivir en un país extranjero tratando de aprender una lengua tan compleja y difícil para mí mi tristeza fue aún más horrible. Naruto me recordaba a la calidez de mi México, y de un cierto modo, a mi alegría de vivir.

Pasaron varios meses antes de que mi familia y yo pudiéramos establecer una conexión segura a internet y que yo pudiera volver a ver Naruto como antes. Mi hermano y yo veíamos numerosos episodios cada fin de semana hasta que (antes de que Sasuke abandonara la aldea) los episodios dejaron de existir en español latino en la internet. Tras buscarlos y sin éxito de poder encontrarlos, comenzamos a verlos en japonés y me di cuenta, que era mucho mejor.

Pasaron los años, mi hermano dejó de ver Naruto a mi lado y por mi parte, terminé abandonando la serie temporalmente y a su vez, me adapté completamente a mi nuevo entorno, siempre teniendo en cuenta las palabras de Naruto «Nunca me rendiré», al final, terminé dominando el francés y estableciéndome a la vida canadiense, (en otras palabras, terminé concluyendo la pequeña meta que tuve al llegar a mi país) Un día, muriéndome del aburrimiento, decidí volver a empezar la serie por completo (a pesar de que ya estaba donde Sasuke había matado a Itachi) y tras haber mirado todos los capítulos, películas, OVAS  y al llegar a la actualidad (la cuarta guerra Shinobi) decidí comenzar a leer el manga, para poder matar tiempo y no morirme por la espera.

Después de tanta espera, terminé el manga y con eso, la serie (aunque sigo esperando por el anime) y todo lo que tengo que decir es: Estoy lista para volver a empezar la serie completa por la quinta vez y volver a enmaravillarme con los momentos intensos de las peleas, llorar en los momentos tristes y sonreír igual como sonreí la primera vez que vi la serie. Y por otro lado, continuaré esforzándome para cumplir mis muchas otras metas. Naruto has sido mi más grande inspiración y te agradeceré siempre por haberme acompañado en todos estos años, siempre te recordaré y continuaré soñando, al igual que tú! 🙂

Testimonial enviado por: ARIS desde la aldea de Canada.
Si deseas enviar tu propio testimonial ingresa a http://shippuden.tv/enviar/testimonial
Puedes leer más testimoniales en http://shippuden.tv/testimoniales

Recibe gratis todas las próximas noticias de Naruto en tu correo!
Recibirás un correo con un enlace para confirmar que deseas recibir últimas noticias de Naruto.

Envia tu testimonial haciendo clic aquí:

http://shippuden.tv/enviar/testimonial


Puedes leer más testimoniales ingresando a:

http://shippuden.tv/testimoniales