Mientras creces

Sin comentarios »

Podrá ser complicado hablarle a un extraño/a que nunca ha visto Naruto para poderle convencer de su genialidad, de por qué me gusta tanto y cómo ha marcado de esta manera mi corazón. Y sin embargo, lo hago.

Habré tenido alrededor de diez años cuando lo vi por primera vez; justo el capítulo en que Naruto le dice a Neji que él vengará a Hinata en los exámenes Chunin. He de admitir que en un principio me pareció que sería otro de esos programas violentos que a mi mamá no le gustaban y no me llamó mucho la atención, pero había algo que no me dejaba cambiar el canal, algo que me mantuvo mirándolo hasta que terminó y que me hizo volver a verlo al día siguiente. Así seguí hasta que descubrí que para verlo de verdad tendría que hacer uso del internet; por lo que, a partir del capítulo 53, empecé a verlo desde mi computadora.

Lo importante de Naruto en verdad no es cómo ni cuándo lo empecé a ver/leer; se trata de explicar por qué es tan importante para mí, para ti, para nosotros.

Masashi Kishimoto dijo una vez: «Mientras creces, empiezas a ver que algunas cosas en la vida no van bien. Pero yo creé Naruto para decirle a la generación más joven que incluso a pesar de que hay dificultades en la vida, puedes lograrlo». Y es cierto, ¿quién mejor para demostrarte que el trabajo duro te llevará más lejos que cualquier talento innato u habilidad? Pareciera mentira, pero cada vez, después de leer un capítulo del manga o ver un capítulo del anime (generalmente no del relleno) me daba la sensación de estar motivada, como si, a pesar de mis problemas, yo podía lograr cualquier cosa.

Me encantó el modo en que el «malo» no era el malo; porque tenía su historia. Es una excelente manera de ver que nadie es ni blanco ni negro, sino gris. Porque hasta el más malo y asesino de este mundo ama a alguien. Y eso es cierto.

Muchas veces quise considerar a Naruto mi espejo, para reflejarme en él y darme cuenta que las cosas podrán no ser perfectas, pero son y valen la pena.

Así que no voy a hablar de las misiones, no voy a hablar de las parejas y no voy a hablar de mi odio hacia Danzo. Voy a hablar de un niño que creció sin padres y me motivó como nadie a hacer las cosas bien, a esforzarme y creer en mí. Ser fuerte no es no llorar, ser fuerte es ser capaz de dar todo de ti para lograr algo. Y sí, muchas veces he fallado, pero pienso que no es el momento de rendirme.

Si el niño al que todos detestaban, el incompetente, el hiperactivo ninja cabeza hueca pudo, creo que todos podemos. A veces es muy importante no necesariamente ser fuertes, sino sentirnos fuertes.

Naruto: «¡Gracias… Totales!».

Testimonial enviado por: Beatriz Pleités desde la aldea de El Salvador.
Si deseas enviar tu propio testimonial ingresa a http://shippuden.tv/enviar/testimonial
Puedes leer más testimoniales en http://shippuden.tv/testimoniales

Recibe gratis todas las próximas noticias de Naruto en tu correo!
Recibirás un correo con un enlace para confirmar que deseas recibir últimas noticias de Naruto.

Envia tu testimonial haciendo clic aquí:

http://shippuden.tv/enviar/testimonial


Puedes leer más testimoniales ingresando a:

http://shippuden.tv/testimoniales